La verdad

Todos opinamos y creemos, muchos veces, que tenemos la verdad absoluta sobre algo, aunque sólo sea a través de una opinión.

Pero esa opinión no representa la verdad máxima. Es su verdad, eso sí, que se construyó de diferentes maneras.

Tal como los demás opinan, obviamente yo también; Y nadie representa la verdad absoluta. Y lo que yo digo u opino tampoco va a misa. Sobre algo se edificó mi verdad.

“El debate puede ser muy largo,” opinó al respecto.

¿Lo que yo escribo tiene que ser aceptado por los demás?

¿Debe ser aceptada mi opinión?

¿Es el objetivo gustar siempre o ser aceptado?

Lo que estoy escribiendo ahora, posiblemente, no sea verdad.

Puede que me esté dejando sólo llevar … ¿Será esto verdad?

Lux

No tenía otra opción, el salón estaba en medio de todo. Había que cruzarlo.

Atravesaba el salón oscuro, casi nunca estaba la luz encendida, el interruptor de la misma como si hubiera pasado a mejor vida. Y ahí, en el centro de todo estaba sentado él frente a su portátil. Así cada día. Nada le inmutaba.

La habitación que tenía era exterior, de por si ya estaba bañada de luz natural nacida del cielo radiante y sin fisuras. Pero es que incluso hasta en los días más lluviosos se podían percibir los rayos de sol.

Brillaba el interior, que era su alma arrinconada en unos pocos metros cuadrados. Su habitación. Pulsó el interruptor. Entonces el sol también le dio la bienvenida.

¿Coronavirus o cortina de humo?

Es evidente y una realidad la propagación de este virus por los contagios que está causando en todo el planeta. En algunas partes, más que otras.

Miles de personas infectadas por el coronavirus, considerada y confirmada como una versión más letal que la gripe (enfermedad común) pero que sobretodo causa estragos en personas de edad avanzada y en aquellas con patologías graves.

¿Por qué no ha tenido la gripe el impacto mediático que se merece, sabiendo que causa más muertes al año?

¿Debemos estar tremendamente asustados? Sí y no. Me explico. El coronavirus es una enfermedad como cualquier otra, es contagiosa pero que reviste mayor gravedad en según que casos.

Pero igualmente me asaltan muchas dudas sobre el alto grado de alarmismo e histerismo causado en la población mundial. Y aquí los medios de comunicación juegan un papel fundamental, eso sí, con la inestimable ayuda de la clase política y sus intereses económicos. La cortina de humo siempre ha sido efectiva:

¿Recuerdan aquella película del 1997, La cortina de humo? Protagonizada, entre otros por Dustin Hoffman y Robert de Niro.

El impacto mediático del coronavirus bien puede eludir otros hechos que no sabemos o no nadie nos explica.

Una cosa es informar mediante datos objetivos, información rigurosa y acudir a las fuentes de información estrechamente vinculadas con la cuestión, y otra bien distinta es causar pánico en todos los ámbitos.

No hay jornada actual que en la que no se hable de este tema a base de bombardeo continuo de información. Un goteo constante e incesante que penetra sin vacilación en nuestro cerebro, deseoso sólo de estar informado a cada instante y segundo. Parece que hay algo más en juego, no sólo la salud de las personas.

Este exceso de información y pánico puede ser una droga muy efectiva con unos propósitos bien concretos. Hace tiempo que está entre nosotros pero ahora han desarrollado una nueva versión. Bienvenidos al virus más peligroso de todos, me refiero al COVID-2020 (La cortina de humo).

Todavía tenemos mucho por aprender sobre la forma en que la COVID-2019 afecta a los humanos, pero parece que las personas mayores y las que padecen afecciones médicas preexistentes (como hipertensión arterial, enfermedades cardiacas o diabetes) desarrollan casos graves de la enfermedad con más frecuencia que otras.

OMS, Organización Mundial de la Salud.

Si tienes más dudas y curiosidades al respecto, ya sabes donde acudir:

Preguntas y respuestas sobre el COVID-19