MEDITACIÓN DINÁMICA

Es posible meditar en movimiento. Es un poco difícil de explicar o puede sonar muy raro, puede ser , pero cuando juego a pádel me pasa algo similar. Así lo percibo.

AHORA VOY A INTENTAR DESGRANAR LO QUE YO CONSIDERO CLAVES DE ESTE PENSAMIENTO.

Hace un año, podría decirse , que medito con regularidad. Al pádel hace que juego más de un año con bastante frecuencia, hasta tal punto que he progresado y aprendido mucho. Mi base tenística de antaño me echó un cable para emprender esta senda.

Introducirme en la meditación o como se conoce ahora comúnmente , el “mindfulness”, supuso un paso más en la consecución de mayor bienestar y felicidad personal. Cierto que en los comienzos no experimentaba grandes cambios internos, pero con el paso del tiempo si notaba que la relación con mis pensamientos ya era otra. Empezaba a apreciar mayor distancia hacia ellos. Sentir mi respiración, cada inhalación y exhalación, entonces simplemente SOY.

Muchos de ustedes pensaran por que meto el pádel en esta ecuación que me hace sentir diferente, un poco mejor.

Ya sé que no es la primera vez que lo comento, pero no me cansaré de decir cómo este deporte te hace focalizar en el juego y nada más. Los pensamientos que te nublan el ser más profundo están al acecho, SIEMPRE, no obstante, si uno se centra exclusivamente en la jugada está alejando sus pensamientos y problemas diarios por unos instantes.

Problemas hay y siempre los va a haber, cambios de toda clase también; Lo importante es saber como enfocarlos, redirigirlos. La mente, en este sentido, es fundamental.

La fortaleza mental, creo yo, no es la capacidad de pensar en el pasado o el futuro, todo lo contrario, si no es la virtud de hacer creer a tu cerebro que tu presencia, TU SER, y acciones, EL MOMENTO PRESENTE, LO SON TODO.

Una de las cosas mas bonitas del pádel es que se suceden muchas jugadas que parece no acaben nunca, hasta que uno finalmente falla por extenuación o el otro remata la jugada con un buen golpe.

¿Mientras estoy disputando un punto muy largo donde nadie da su brazo a torcer, estoy pensando en el más allá y lo que va a pasarme en unos años o por el contrario estoy tratando de ganar un punto muy disputado?

La disputa del juego me hace sentir libre, constructivo, y lo más importante, siempre según mi parecer, no soy la verdad única, tampoco lo pretendo. Simplemente SOY.

Paradoja

La distancia a veces con uno mismo es enorme o lo puede llegar a ser. ¿Y mi alma? ¿Mi espíritu? ¿Dónde están?

“A veces, cuando me siento un poco perdido, divago o me zambullo de una dentro de mi, entonces más relajado me siento.”

El agua es clara, fresca y pura.

Actualmente parece que cada vez más nos acercamos a nuestro interior como antes no lo hacíamos, pero no está ocurriendo lo mismo con las relaciones sociales actuales, donde las distancias físicas de seguridad impuestas parecen hacer mella.

Estas distancias físicas no se cumplen, pero de nada sirve, todavía hay muchos kilómetros para recorrer.

Cada vez más nos miramos con desconfianza, recelo, miedo, incluso frustración. La nueva realidad, forzada, terapéutica y vital, que tanto se pregona y que está a la vuelta de la esquina, parece causar miedo e incertidumbre entre la población.

¿Tenemos miedo de nosotros o de los demás?

Si adentrarnos en nosotros mismos e intentar conocernos un poco más debería ser motivo de satisfacción, placer o incluso llegar a despertar una tristeza escondida, resulta un tanto frustrante que ello influya en la manera de relacionarnos con los demás.

¿Se acerca un viento helado? Salgo al balcón y el sol empieza a alumbrar con todo su calor.

Presiento que cosas buenas van a ocurrir. El alma grita, con dolor y alegría, pero está en su sitio.

Otros gritan palabras, contenidas, llenas de rabia y contundencia. El interior resuena, claman por algo y para algo, pero no saben el porqué.

¿Para demostrar algo?

El trabajo individual, el viaje de cada uno con su ser (Su existencia), no deja de ser un trabajo colectivo, ya que también estamos inevitablemente interconectados espiritualmente, eso sí, con algunos más que otros.

Lo que debe estar enriqueciéndonos por dentro, por fuera está causando temor o algo. Me parece una paradoja, sólo es una percepción. Está por verse, quizás es pronto por que estamos como atenazados, contenidos. Bienvenidos a la “nueva realidad”, pero antes no te olvides de ponerte la “mascarilla”.

Y ojo, no hace falta respetar la distancia de seguridad, el triunfo de la apariencia hace el resto. Es la naturaleza de lo que se quiere mostrar, que no necesariamente es lo que es.

Exploradores

Buscamos y buscamos sin cesar, anhelos de libertad y estar siempre desligados de ataduras. Motivaciones y alicientes a la vuelta de la esquina para que los exploremos a través de nuestra curiosa “curiosidad”.

Realmente siempre hemos sido libres, la libertad está dentro de nosotros, es intrínseca. Ya llevamos la libertad de nuestro ser, siempre ha estado en nuestro interior, nos acompaña en el día a día, pero no le hacemos mucho caso.

¿Por qué exploramos fuera? ¿Somos prisioneros de nuestro ser?

Seguimos buscando y explorando …