Exploradores

Buscamos y buscamos sin cesar, anhelos de libertad y estar siempre desligados de ataduras. Motivaciones y alicientes a la vuelta de la esquina para que los exploremos a través de nuestra curiosa “curiosidad”.

Realmente siempre hemos sido libres, la libertad está dentro de nosotros, es intrínseca. Ya llevamos la libertad de nuestro ser, siempre ha estado en nuestro interior, nos acompaña en el día a día, pero no le hacemos mucho caso.

¿Por qué exploramos fuera? ¿Somos prisioneros de nuestro ser?

Seguimos buscando y explorando …

Fluir o una manera de luchar

No basta ni eso, lo eres casi todo, o mejor que casi todo, albergas lo más esencial. En realidad, no hacen falta muchas cosas. Destilas magia, vitalidad y naturaleza, es tu mirada y andar.

Por allí donde pasas no dejas indiferente a nadie, causas sensación. Fluyes, sin filtros. Pero el destino le responde:

“Así, no llegas. Hay unos mecanismos de conducta y comportamientos que no cumples. Hasta que no los aprendas, pocas opciones vas a disponer. Muchas cosas han cambiado, tienes que rendirte y dejar de luchar contra el sistema imperante.”

¿Luchar o fluir?

Lux

No tenía otra opción, el salón estaba en medio de todo. Había que cruzarlo.

Atravesaba el salón oscuro, casi nunca estaba la luz encendida, el interruptor de la misma como si hubiera pasado a mejor vida. Y ahí, en el centro de todo estaba sentado él frente a su portátil. Así cada día. Nada le inmutaba.

La habitación que tenía era exterior, de por si ya estaba bañada de luz natural nacida del cielo radiante y sin fisuras. Pero es que incluso hasta en los días más lluviosos se podían percibir los rayos de sol.

Brillaba el interior, que era su alma arrinconada en unos pocos metros cuadrados. Su habitación. Pulsó el interruptor. Entonces el sol también le dio la bienvenida.