MEDITACIÓN DINÁMICA

Es posible meditar en movimiento. Es un poco difícil de explicar o puede sonar muy raro, puede ser , pero cuando juego a pádel me pasa algo similar. Así lo percibo.

AHORA VOY A INTENTAR DESGRANAR LO QUE YO CONSIDERO CLAVES DE ESTE PENSAMIENTO.

Hace un año, podría decirse , que medito con regularidad. Al pádel hace que juego más de un año con bastante frecuencia, hasta tal punto que he progresado y aprendido mucho. Mi base tenística de antaño me echó un cable para emprender esta senda.

Introducirme en la meditación o como se conoce ahora comúnmente , el “mindfulness”, supuso un paso más en la consecución de mayor bienestar y felicidad personal. Cierto que en los comienzos no experimentaba grandes cambios internos, pero con el paso del tiempo si notaba que la relación con mis pensamientos ya era otra. Empezaba a apreciar mayor distancia hacia ellos. Sentir mi respiración, cada inhalación y exhalación, entonces simplemente SOY.

Muchos de ustedes pensaran por que meto el pádel en esta ecuación que me hace sentir diferente, un poco mejor.

Ya sé que no es la primera vez que lo comento, pero no me cansaré de decir cómo este deporte te hace focalizar en el juego y nada más. Los pensamientos que te nublan el ser más profundo están al acecho, SIEMPRE, no obstante, si uno se centra exclusivamente en la jugada está alejando sus pensamientos y problemas diarios por unos instantes.

Problemas hay y siempre los va a haber, cambios de toda clase también; Lo importante es saber como enfocarlos, redirigirlos. La mente, en este sentido, es fundamental.

La fortaleza mental, creo yo, no es la capacidad de pensar en el pasado o el futuro, todo lo contrario, si no es la virtud de hacer creer a tu cerebro que tu presencia, TU SER, y acciones, EL MOMENTO PRESENTE, LO SON TODO.

Una de las cosas mas bonitas del pádel es que se suceden muchas jugadas que parece no acaben nunca, hasta que uno finalmente falla por extenuación o el otro remata la jugada con un buen golpe.

¿Mientras estoy disputando un punto muy largo donde nadie da su brazo a torcer, estoy pensando en el más allá y lo que va a pasarme en unos años o por el contrario estoy tratando de ganar un punto muy disputado?

La disputa del juego me hace sentir libre, constructivo, y lo más importante, siempre según mi parecer, no soy la verdad única, tampoco lo pretendo. Simplemente SOY.

Fluir o una manera de luchar

No basta ni eso, lo eres casi todo, o mejor que casi todo, albergas lo más esencial. En realidad, no hacen falta muchas cosas. Destilas magia, vitalidad y naturaleza, es tu mirada y andar.

Por allí donde pasas no dejas indiferente a nadie, causas sensación. Fluyes, sin filtros. Pero el destino le responde:

“Así, no llegas. Hay unos mecanismos de conducta y comportamientos que no cumples. Hasta que no los aprendas, pocas opciones vas a disponer. Muchas cosas han cambiado, tienes que rendirte y dejar de luchar contra el sistema imperante.”

¿Luchar o fluir?

La verdad

Todos opinamos y creemos, muchos veces, que tenemos la verdad absoluta sobre algo, aunque sólo sea a través de una opinión.

Pero esa opinión no representa la verdad máxima. Es su verdad, eso sí, que se construyó de diferentes maneras.

Tal como los demás opinan, obviamente yo también; Y nadie representa la verdad absoluta. Y lo que yo digo u opino tampoco va a misa. Sobre algo se edificó mi verdad.

“El debate puede ser muy largo,” opinó al respecto.

¿Lo que yo escribo tiene que ser aceptado por los demás?

¿Debe ser aceptada mi opinión?

¿Es el objetivo gustar siempre o ser aceptado?

Lo que estoy escribiendo ahora, posiblemente, no sea verdad.

Puede que me esté dejando sólo llevar … ¿Será esto verdad?