Exploradores

Buscamos y buscamos sin cesar, anhelos de libertad y estar siempre desligados de ataduras. Motivaciones y alicientes a la vuelta de la esquina para que los exploremos a través de nuestra curiosa “curiosidad”.

Realmente siempre hemos sido libres, la libertad está dentro de nosotros, es intrínseca. Ya llevamos la libertad de nuestro ser, siempre ha estado en nuestro interior, nos acompaña en el día a día, pero no le hacemos mucho caso.

¿Por qué exploramos fuera? ¿Somos prisioneros de nuestro ser?

Seguimos buscando y explorando …

Lux

No tenía otra opción, el salón estaba en medio de todo. Había que cruzarlo.

Atravesaba el salón oscuro, casi nunca estaba la luz encendida, el interruptor de la misma como si hubiera pasado a mejor vida. Y ahí, en el centro de todo estaba sentado él frente a su portátil. Así cada día. Nada le inmutaba.

La habitación que tenía era exterior, de por si ya estaba bañada de luz natural nacida del cielo radiante y sin fisuras. Pero es que incluso hasta en los días más lluviosos se podían percibir los rayos de sol.

Brillaba el interior, que era su alma arrinconada en unos pocos metros cuadrados. Su habitación. Pulsó el interruptor. Entonces el sol también le dio la bienvenida.

Sólo unas palabras o una foto mejor

Esta es una de las fotos más nítidas y bellas que he visto últimamente. O debería decir mejor, que he leído. Interesante contradicción. La reacción fue instantánea en mi cerebro una vez leído el párrafo, como si el obturador si hubiera abierto en el momento justo y preciso para que entrase la cantidad de luz necesaria.

Fue el retrato fotográfico perfecto, y eso que yo pensaba o creía que sólo las cámaras de última generación eran capaz de reproducir una escena o secuencia con semejante realismo, nivel de detalle y magia al unísono.

No cabe duda alguna de la capacidad que tiene el ojo humano de capturar aquello que lo dice todo en una foto, sin necesidad de acudir a las palabras y los variopintos recursos que ofrecen. ¿Una imagen vale 1000 palabras dicen, no?

Pues a veces un párrafo bien estructurado con todo lujo de detalles y que te puede teletransportar al interior de la página y la escena, bien puede valer una de las mejores fotos de todos los tiempos. Muchas palabras pueden hacer una de las fotos más bonitas.

GRACIAS CREATIVIDAD